Insomnio

El término insomnio proviene del latín “insomnia” y literalmente significa falta de sueños. El insomnio es la dificultad o incapacidad para dormir, y las causas son muchas: presencia de dolor, ingestión de sustancias estimulantes, trastornos orgánicos cerebrales, alergias alimentarias, etc.

Sin embargo, el trastorno se debe en la gran mayoría de los casos a la ansiedad. Este último, al consistir esencialmente en un estado de alarma y vigilia anormal, de tensión desagradable y de espera indefinida, es en sí mismo el estado psicológico opuesto al necesario para conciliar el sueño. En algunos casos, la angustia está latente, es decir, no es sentida por el sujeto salvo en sus efectos.

El insomnio, especialmente el insomnio de larga duración, tiene efectos significativos en muchas esferas de la vida diaria. Las personas afligidas generalmente tienen más dificultad que otras para manejar situaciones estresantes en el hogar y en el trabajo, más dificultad para tomar decisiones y completar tareas simples.

Los insomnes crónicos se quejan principalmente de: fatiga física, sentimientos negativos, tristeza, ansiedad, nerviosismo e irritabilidad, dificultad para resolver problemas y problemas de memoria.

Entre las hierbas más utilizadas para tratar el insomnio se encuentran la valeriana, la manzanilla, la lavanda, el lúpulo, la pasiflora, la escolzia y el espino blanco. Algunos remedios tradicionales para el insomnio incluyen: beber leche tibia antes de acostarse, tomar un baño caliente por la noche, cenar ligero tres horas antes de dormirse, evitar actividades estimulantes por la noche, levantarse temprano por la mañana y acostarse. en un momento adecuado.

Add to cart